Pro logos


Para Ro, su sujeto frecuente,
para Roxane Aristy, con quien comparto bastante en
concepción poética, y para Adriana, a quien martiricé con su
lectura.

 

Te siento nacer entre los abrojos
en un aquí y ahora ya pasados;
emerges del mar, de unos ojos vienes,
como una caricia de aire caliente
de la brasa líquida de sus labios.
Te veo, piel de bronce, trabajando
los surcos, o desheredada en patera,
fluyendo entre dos senos temblorosos
o habitando entre la rosa y el viento,
en las hojas muertas junto al estanque
 y en las corolas vestidas de gala
o en el corcel ardiente que reclama
el abrazo transparente del tiempo.
Llueves, lloras mojando el corazón,
como las aceras tras la tormenta
o el pubis amado tras el orgasmo:
hubo huellas en plaza catedral,
anónimas unas, otras con nombre,
como hubo un tranvía que no tomaron
los niños de la guerra ni mi amada.
De las alas de una alondra cautiva
floreces en la selva de mis nubes
y anidas a la sombra de la luna
sangrando deleite, besos, dolor.

	     *  *   *

Y a mí llegas perfecta y perfumada
a envolverme e invadirme y atraparme,
pura y sin ropajes, desnuda y casta,
te llegas y te cobijas en mi alma.
Te siento y noto, siento y sólo siento.
Se me abre la carne, se me abre herida,
y la penetras hasta el fondo oscuro
y, el reloj en marcha, enciendes la alarma
que despierta el apetito de Cronos.
Me inseminas y me preño de ti
y creces abrasando mis entrañas.
Allá compartes lecho y te transformas
con ancianos odres y nuevos mostos,
a veces en silencio, astutamente,
en un rincón del alma, en el olvido
casi, o golpeas mi vientre con fuerza
como un grito auténtico que se escapa
desde dentro, inventor de otras galaxias.

	     *  *   *

Se hace la luz y brillas. Rutilante.
Tu arcilla toma forma, sin amarras
o calculada, en silva roma a veces,
llevando mi torpe mano inexperta
a cortar en tiras de piel el verbo,
a rasgar en jirones tu pureza.
Y acabas al fin en pleno dolor,
explosión de vida nueva, de luz,
abrazando el aire leve que respiro,
cabalgando en sombras sobre mis aguas,
gozando del deleite de mi orgasmo.
Y renazco cada vez que te alumbro.

Retamar, julio de 2007


Principal

Portada

Índice

Siguiente >


5 comentarios to “Pro logos”

  1. Pedro, amigo mio, tu arte es un viaje que se desprende desde los recesos reconditos del corazon hacia la mas pura Poesia. Gracias por regalarnos con tu entrega.

    Un abrazo fuerte,

    Roxane

    Me gusta

  2. Oh, mi querido Pedro, jamás será un martirio leerte, llenarme de tus letras, volar con el sentir que dibujas con tanta delicadeza y belleza. Gracias te doy yo a ti por el honor de contarte como MI AMIGO POETA.

    Me gusta

    • Bueno, recuerdo la semanita que te di con cada modificación y con cada añadido, jejejeje. Gracias por haberme soportado tanta neurosis. Me alegra que te gustara entonces y te siga gustando ahora.
      Besos desde la bahía.

      Me gusta

  3. Tu poesía, querido amigo, es luminosa, clara y fina.
    Te admiro sinceramente, lo sabes.
    Besos fuertes como abrazos.

    Me gusta

    • Gracias, Liz, por dejarme tu opinión. ¿Luminosa? A veces es tristona, ¿no?
      Besos fuertes como abrazos.
      Desde la bahía.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: