Epitafio


Eternamente
huyendo nos perseguimos.
Huellas de sierpes infinitas
en la arena perenne del desierto.
Sol malva y luna, eternales,
en cielo sin azul ventura.
Hipocampo, anémona,
en mar quebrada y yerma
sin olas, sin marea.
Instantánea tomada
en el estanque de tus ojos.
Juntos siempre:
tú, mi Narciso, amada;
yo, tu Eco enamorado.

Costacabana, marzo de 2006


Principal

Índice

< Anterior |

| Siguiente >


2 comentarios to “Epitafio”

  1. Te felicito amigo. Me gustó el poema, está muy profundo y muy sentido.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: