Lamentación de Job


Para Juan Carlos Limia
“Antequam comedam, suspiro;
 et tamquam inundantes aquæ, sic rugitus meus.”
Liber Iob, 3:24.
Al fin alzo mi máscara
cansado de pisar los vidrios rotos,
descubro el rostro exhausto
y me limpio la faz de lágrimas azules.
No debió existir la luz
aquel día
ni el agua en la cueva.
La noche tendría que haber naufragado en la nada
sin engendrar pequeña miseria.
¿Acabó la comedia
o habrá prolongación de llagas y tiras de piel como leguas?
No.
Ya el alma se queja
y colma de graffiti lo oscuro.
La tinta negra es escupida por la lengua
y los ojos queman el camino.
¿Hasta dónde la impotencia
frente al arcángel que reluce entre los montes?
La espada debió cortar la sangre aquel día.
Escrito está a tinta indeleble
en cada cristal del cielo,
amargura o castigo.

Aguadulce, diciembre de 2010


Principal

Índice

< Anterior |

| Siguiente >

Anuncios

~ por Pedro Ferreira en 19/07/2012.

2 comentarios to “Lamentación de Job”

  1. Oh, amigo amado, qué belleza tan triste se evapora en cada verso, calando hasta los huesos.
    Eres sin duda un poeta grande.
    Besosss todoss.

    Me gusta

    • Muchas gracias, Adriana. Me alegra verte de nuevo por mi espacio. Qué bien que te guste.
      Besos desde el lado de acá.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: