La mano en el hombro


“... et nemo loquebatur ei verbum; videbant enim
dolorem esse vehementem.” 
Liber Iob, 2:13.
Las aguas del arroyo de la vida
se vuelven noche o fango. Algunas veces
las vides fuertes pierden los sarmientos
o el trigo quiebra tierno en sus espigas,
el dedo sólo es útil para lavar
las pústulas infames del castigo
y baja un hielo que la piel horada
hasta abrir en abismo el propio mar.
¿No están quietos los pies, clavados, firmes,
armando los despojos del destino?
¿No ha quemado la cólera del cielo
las retinas que sólo ven vacío?
Solo camina el ser abandonado
cuando no queda ya ni la razón
y acechan en la bruma los colmillos.
Entonces hay unas manos que lo alcanzan,
ponen su espalda y junto a él se sientan.
Hay un desgarro del alma estremecida
que comparte el silencio y las preguntas.
Aunque los pasos vengan de lejana
tierra y los ojos pongan un encaje
ante sí, surge un llanto compartido
que moja el polvo sobre los cabellos.
Y alzan las manos una misma copa.

Aguadulce, diciembre de 2010


Principal

Índice

< Anterior |

| Siguiente >

Anuncios

~ por Pedro Ferreira en 24/02/2012.

2 comentarios to “La mano en el hombro”

  1. Poeta querido y admirado, nunca defraudas. Tu poesía está viva y siempre es necesaria.
    Besos fuertes como abrazos, hlb, dmc

    Me gusta

    • Gracias, Liz. Me alegra como siempre tu presencia en mis cositas. Un placer, como sabes.
      Bfca dla htc.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: